• Prof. Cerebrón

Agua alcalina: el mito de moda

Updated: Aug 6, 2019

Un truco más del marketing para engañar a las personas.

En los últimos años se ha visto que han crecido las marcas de empresas que presentan productos de “agua alcalina”. Estas empresas y sus promociones afirman que beber agua alcalina es de lo más saludable que alguien puede hacer. Dentro de sus supuestos beneficios mencionan mejoramiento de la digestión y el metabolismo, prevenir cáncer y regular el pH del cuerpo. Se venden como si fueran un remedio casi mágico y milagroso. Pero si el agua alcalina es tan buena, entonces... ¿por qué hasta ahora se comenzaría a consumir?, ¿quiere decir que siempre hemos estado bebiendo agua dañina para nosotros? Muchos afirman que es necesario beber agua alcalina siempre, pero no existe evidencia clara para afirmar esto. Todo es empírico. Así entonces, con base en un pensamiento crítico, uno tiende a cuestionarse todo. De tal forma que esto ha llamado mucho mi atención y es mi deber moral informarles las evidencias que realmente están ahí.

El agua que usamos para consumo humano no es neutra, sino que a veces es ligeramente ácida y a otras veces es ligeramente básica. 

Primero es necesario que entiendan el concepto del pH. El pH es la escala que conocemos para decir si algo es ácido o alcalino (básico) de acuerdo a la concentración de iones de hidrógeno (H+). De hecho pH significa potencial de hidrógeno. Entre más grande sea el valor de pH, menor será la capacidad de esa sustancia para donar los iones de hidrógeno. La escala va de 0 a 14, dónde de 0 a 7 es considerado ácido y de 7 a 14 es básico. No se mide en grados, es decir solo se dice pH=3 o pH=10; así mismo, es bien sabido que el pH=7 es neutral. Esto nos es conocido desde la educación básica, ya que nos dicen que el agua es neutra. Pero hay que aclarar que el agua es neutra siempre y cuando esté desionizada, es decir, sin ningún contaminante como iones de Mg, Na, K o Ca. El agua que usamos para consumo humano no es neutra, sino que a veces es ligeramente ácida y a otras veces es ligeramente básica. 


En nuestro cuerpo es muy importante la acidez y la basicidad de los procesos, ya que ellos controlan todo nuestro metabolismo. De hecho, ahora mismo en tu cuerpo hay procesos que ayudan a moderar el pH de la sangre, la bilis, ácido estomacal y muchas otras sustancias que secretamos. Cada órgano y sistema de nuestro cuerpo tiene un dominio de pH único y natural que suele regularse automáticamente. Tenemos muchas variaciones de pH en él, por ejemplo, la sangre tiene un pH aproximado de 7.4, mientras que el estómago lo tiene de 1 como mínimo. El balance en la acidez del cuerpo es la clave, si acaso este balance no llegase a existir, es importante saber la causa. Es por eso que suena lógico pensar que el pH del agua puede ser significativo, ya que la mayoría de las reacciones de nuestro cuerpo se llevan en medios acuosos. Pero esto no quiere decir que el agua alcalina sea necesaria sin siquiera saberlo.


¿Qué agua debemos beber?


Algo tan importante carece de suficiente evidencia. Incluso un libro enorme de la OMS llamado “Guía para la calidad de agua bebible” no menciona claramente el valor de pH que debe tener el agua bebible, ya que según este libro no hay relación directa entre el pH del agua y su salud. No obstante, recomiendan que el pH se encuentre entre 5 y 8 para que no corroa los sistemas de contención o tuberías. Sí, nada que ver con nuestros cuerpos. De hecho, las aguas embotelladas comerciales presentan valores dentro de esos rangos dependiendo de los iones disueltos que tengan.


El agua embotellada es muy sensible a los cambios de pH, así que la más pequeña cantidad de otra sustancia puede modificarlo fácilmente. Incluso el CO2 del aire puede bajar su pH hasta casi 6, o un poco de bicarbonato de sodio puede aumentarlo hasta 8. Las llamadas aguas ácidas o alcalinas son mucho menos susceptibles a estos cambios. Por lo tanto, al beber agua ácida, esta se combina con las enzimas de la saliva y con los ácidos estomacales, los cuales no cambian su pH ya que son una solución buffer. Por su parte, el agua embotellada, inmediatamente se hará ácida al entrar en contacto con el ácido del estómago. Es decir, el agua se adapta al cuerpo antes de que el cuerpo se adapte al agua. Por lo tanto, beber agua ligeramente ácida o básica es irrelevante. Así mismo, los alimentos no cambian la acidez de nada de tu cuerpo, sino sólo el pH de la orina ya que los riñones se encargan de mantener el pH corporal. La orina cambia con el alimento, puede ser ácida o alcalina, pero al estar confinada en la vejiga, no afecta el pH de otras partes del cuerpo. 


Todos los alimentos se vuelven ácidos en el estómago (se disuelven en HCl, pH =1) y cuando entran a los intestinos, las secreciones del páncreas neutralizan estos ácidos estomacales.

No importa que comas, la comida en el estómago se vuelve ácida y en los intestinos se neutraliza.

Siendo críticos y lógicos, si nuestro cuerpo fuera tan sensible al pH de lo que bebemos o comemos sería un verdadero desastre. Tendríamos de controlarlo mucho más o ser extremadamente cuidadosos, pero eso no ocurre. Todo lo que podría cambiar el pH del cuerpo de formas tan extremas causaría malestar y quizá eventualmente la muerte. Si existen cambios significativos en el pH corporal por los alimentos, entonces hay un problema en los riñones bastante serio. Casi todas las reacciones químicas de nuestro cuerpo se llevan a cabo por la acción de las enzimas las cuales trabajan en límites específicos de pH. Si la sangre cambia su pH por alguna razón, el cuerpo lo regula inmediatamente, si no estas enzimas podrían actuar correctamente y las reacciones químicas del cuerpo no procederían. 


Ahora bien, el agua alcalina es rica en iones de calcio, sílice, potasio, magnesio, bicarbonato y/o sodio. Mucha gente afirma que entre más alcalina sea la dieta es mejor, ya que el cuerpo aparentemente necesita evitar la acidez. Así mismo, se dice popularmente que ayuda a eliminar toxinas y evitar el cáncer. Sin embargo, hay pocos estudios que mencionan que puede ser beneficiosa. En el 2012 se publicó un estudio que beber agua alcalina ayuda a las personas con reflujo. Esto es lógico ya que neutraliza el ácido estomacal. Por otro lado, según un estudio hecho en el 2001, en una observación preliminar, se menciona que beber agua alcalina de 3 a 6 meses ayudaría a disminuir el colesterol, la glucosa en la sangre y la presión sanguínea en los pacientes. No obstante, según otra investigación, el exceso de iones de aluminio y sílice pueden afectar el proceso cognositivo y dar lugar eventualmente a Alzheimer.


Además Medlicker, una página de difusión basada en artículos con evidencia, menciona que no es saludable beber agua alcalina (pH > 8.8) debido a que puede traer problemas en los riñones debido a la alta concentración de calcio así como problemas digestivos por la neutralización de los ácidos estomacales. Por ejemplo, ya que el estómago está diseñado para estar en un medio ácido (pH=1.5), produciría más ácido clorhídrico cada vez que uno bebe agua alcalina para compensar la dilución de los jugos gástricos. Beber mucha agua alcalina o muy alcalina da lugar a una condición digestiva anormal. Mantener la acidez estomacal es necesario para protegernos de agentes patógenos que hay en la comida o el agua. Beber agua alcalina todo el tiempo podría desestabilizar todo el sistema gástrico produciendo úlceras, disminuyendo la absorción de nutrientes en el intestino y abriendo la puerta a parásitos. Así mismo, el agua alcalina podría matar a la flora intestinal. Adicionalmente, debido a la alcalinidad del estómago, la vitamina B12 no podría absorberse correctamente lo que da lugar a la alcalosis metabólica que causa confusión, nauseas, vómitos, temblores, fatiga muscular y hormigueo en cara y extremidades. Aunado a eso, el médico Gabe Mirkin, menciona que beber agua alcalina (o ácida) no modifica el pH de la sangre, ya que la sangre no es tan sensible a esos cambios. Simplemente nuestro cuerpo no está hecho para beber agua muy alcalina todo el tiempo.  


Al sostener el aliento, la falta de oxígeno da lugar a la formación de CO2 que se acumula en la sangre y rápidamente se vuelve ligeramente ácida, eso da lugar a la fatiga, cansancio, mareos y en casos extremos se puede llegar a un desmayo. Al volver a respirar, el pH de la sangre vuelve a la normalidad. Si los riñones llegan a estar dañados y no pueden regular la acidez de la sangre, muchas reacciones químicas dejan de ocurrir, las toxinas se acumulan y provocan malestares graves. Durante el ejercicio intenso, los músculos producen iones de hidrógeno, por lo tanto la acidez y la fatiga aumentan. Es por eso que se menciona que beber agua alcalina pudiera ayudar a neutralizar esta acidez ya que el suplemento mineral ayudaría a disminuir el esfuerzo cardio-respiratorio así como al ácido láctico y mejoraría el rendimiento del atleta. Por eso muchos corredores suelen consumir agua con bicarbonato de sodio. No obstente, las bebidas rehidratantes tienen iones disueltos de tal forma que las células puedan disponer de ellas pero no necesariamente son básicos. Por lo tanto, el agua alcalina podría ser buena hasta cierto punto debido a los iones de Mg, Ca, K y Na, no por el pH per se. De hecho las bebidas rehidratantes comerciales tienen un pH ácido pero contienen los iones necesarios para la rehidratación. 


Se han llevado a cabo debates acerca de evitar el cáncer haciendo al cuerpo más alcalino. Esto ha llamado la atención ya que el índice de cáncer ha incrementado con el aumento de comida procesada en nuestras dietas. Sin embargo, no es del todo concluyente que alcalinizarnos sea la respuesta. El pH tiene mucha influencia en la mitocondria, ya que a pH básicos las células pueden morir por alcalosis. Por otro lado, no se ha probado que los antioxidantes sean la solución contra enfermedades neurodegenerativas y es posible que sea el resultado de cómo la mitocondria opera a ciertos valores de pH. Según investigaciones del centro de cáncer de Arizona, los tumores por su naturaleza son ácidos aun en una estructura celular alcalina. En otras palabras, ellos hacen su propia acidez. De igual forma, han probado tratamientos alcalinos sin resultados exitosos, pero si hay respuestas con medios ácidos. Menor alcalinidad dentro de una célula cancerígena parece ser mejor opción. Tratamientos con ácido ascórbico (vitamina C) han mostrado resultados positivos en el tratamiento de esta enfermedad matando células cancerígenas sin matar a las normales. Aun así, siguen en debate y falta más evidencia para afirmas esto también. No obstante, el agua alcalina parece que no evita el cáncer ni sirve como tratamiento.


Existen personas que venden aumentadores de pH, llamados “pH boosters", que supuestamente hacen que el agua cambie a “agua hexagonal”. Este tipo de agua supuestamente está coordinada hexagonalmente con los iones disueltos en ella formando racimos, lo que hace que “sea una molécula más grande” y que las células “puedan beberla mejor”. La verdad es que las personas que venden esto no saben de lo que están hablando. Las moléculas de agua y los iones se deslizan entre si por las fuerzas de ion-dipolo o dipolo- dipolo cuando está en estado líquido. Efectivamente, las moléculas de agua suelen sentirse atraídas por los iones positivos y negativos debido a sus dipolos. Pero no puede formarse una supuesta estructura cristalina hexagonal en el agua líquida por presencia de iones. Incluso Wikipedia menciona que el término agua hexagonal es un timo publicitario. Adicionalmente, las células pinocitan (toman agua) por dos formas: difusión y ósmosis. Ambos procesos dependen de la concentración de iones o nutrientes que hay a ambos lados de la membrana celular, no por el tamaño de “los racimos” de moléculas de agua.


Quizá el agua alcalina sea positiva para ciertas personas en ciertas situaciones, pero hasta no encontrar la respuesta final y contundente, no se dejen engañar por cosas publicitarias. Mejorar la salud no es un proceso instantáneo, sino que es un proceso acumulado que depende del estilo de vida balanceado. Siempre queremos arreglarnos de la manera más rápida y segura, pero sean críticos con lo que compran, ya que es muy atractivo escuchar que algo nos mejorará la salud a pesar de nuestra desnutrición, poco ejercicio y deshidratación crónica. Muchos de los beneficios de la supuesta agua alcalina también se pueden obtener comiendo más saludable y haciendo ejercicio. En conclusión, pueden tomar cualquier tipo de agua bebible, es irrelevante si tienen una dieta adecuada para ustedes. Las empresas que venden este tipo de agua o sistemas ionizadores son charlatanes que obviamente solo venden agua más cara pero con mejor publicidad. Pueden estar tranquilos de seguir bebiendo agua embotellada popular y comercial. Si necesitan hidratarse después del ejercicio, el suero rehidratante será suficiente y efectivo. 


Como siempre, gracias por leerme.


#Ciencionizados

#Aguaalcalina

31 views0 comments