• Prof. Cerebrón

La ciencia de los sueños

Dormir es una necesidad corporal inconsciente y sumamente necesaria. Nuestro cuerpo nos pide dormir segregando melatonina y regulando nuestros ciclos de vigilia y nocturnos. Casi todos los seres vivos dormimos y hasta se podría decir que algunas plantas también lo hacen de acuerdo a su ritmo circadiano que ayuda a regular a serie de funciones para maximizar la ingesta de alimentos y el crecimiento. 



Dormir nos ayuda a reponer energías, curarnos, consolidar y procesar mejor la información y la memoria. El sueño MOR (sueño de Movimiento Ocular Rápido, es decir, cuando estamos muy dormidos; REM por sus siglas en inglés) puede ayudarnos a superar situaciones difíciles en nuestra vida. En pocas palabras, es como darle mantenimiento al cuerpo o bien reiniciarlo para estar mejor. Es menester dormir diario, porque así el cerebro puede limpiarse y regenerarse. No dormir es un problema serio, ya que se produce un deterioro en el funcionamiento corporal: disminuye el rendimiento intelectual, hay dificultades de concentración, problemas cardiovasculares, problemas inmunológicos, uso de la memoria, así como la capacidad de abstracción y razonamiento lógico. Todos estos problemas se pueden acentuar tanto que pueden provocar la muerte. Así, tener un sueño placentero es tan importante como comer o respirar, sin embargo al dormir ocurren cosas en nuestro cuerpo. No sólo me refiero a todas las reacciones metabólicas que ocurren o a las acciones inmunológicas y de regeneración, sino lo que pasa en nuestro cerebro: los sueños.


Estas imágenes que “vemos” cuando dormimos han sido siempre la fascinación de los hombres. En todas las historias mitológicas y religiosas se hace alusión al menos a un sueño. Dioses han hablado a los humanos por medio de sueños, ángeles han aconsejado, cuervos han predicho catástrofes, prados han augurado buenas cosechas y lobos han anunciado la caída de imperios. Estas han sido las interpretaciones que se les han dado a través de los siglos. Numerosas personas han apostado su vida a lo que dice un sueño, otras han vivido asustadas por algunos y otras ganan dinero por descifrar los mensajes de alguna otra dimensión o del futuro reflejado en nuestra mente. No cabe duda que somos seres complejos que nos gusta encontrar patrones de todo lo que pasa en nuestro entorno. Pero cabe mencionar y aclarar de una vez por todas que definitivamente los sueños NO predicen el futuro. Lo siento si alguien sigue ilusionado con eso pero no quiero que sigan alimentando a charlatanes.


Así que en busca de la verdad, los científicos se han puesto a investigar los sueños mediante la neurociencia, la fisiología y la psicología. Sin embargo, las respuestas no son del todo claras y siguen siendo uno de los grandes misterios científicos. Y con justa razón, no podemos meternos en la mente de otra persona o siquiera medirlo. No se sabe si son algo totalmente aleatorio de nuestro subconsciente, una recreación propia, si tienen una funcionalidad fisiológica específica o si realmente los necesitamos para seleccionar y discriminar recuerdos. Cabe mencionar que también los animales sueñan y es interesante estudiarlo. 


Según los estudios, los sueños ocurren principalmente en la fase MOR, por lo tanto si llegásemos a despertar durante esta fase, el sueño puede ser recordado y los demás sueños (podemos llegar a tener hasta 6 sueños en una noche) quedan borrados. Usualmente tenemos entre 2 a 7 sueños distintos en una noche, dependiendo también la profondidad del sueño MOR. Incluso se pueden mezclar sueños de diferentes ciclos y ser ensamblados como uno. Después de despertar solo toma 5 minutos para olvidar casi todo el sueño. De hecho solo podemos recordar el 10 % de los sueños, y las personas que afirman que no soñaron nada por lo general es que ya lo olvidaron completamente, todos soñamos, todas las noches, solo personas con desórdenes psicológicos severos son incapaces de soñar. Básicamente es como si fuera la memoria RAM de una computadora. 


Se cree que los sueños se generan a partir de la mezcla de ideas y experiencias pensadas a lo largo del día y como estos pensamientos suelen estar ligados a la imaginación, le dan ese toque de fantasía. La onirología (ciencia de los sueños) ha tratado de dar sentido a los sueños estudiando los cambios y reacciones en el cerebro, la narcolepsia, el insomnio y el sonambulismo. Cuando soñamos, nuestro cerebro se activa casi como si estuviera despierto, excepto que el centro lógico sigue hibernando. Eso explicaría porque los sueños pudieran no tener sentido en absoluto y cualquier cosa podría pasar. En lo personal, considero que esto es lo mejor de tener sueños, en ese momento todo es “real” como tener algo muy dichoso, temblar de miedo con pesadillas o soñar que soñamos. Pero se ha visto que es muy importante tener sueños extraños, ya que las personas con estos sueños suelen ser más estables, más lógicas y más sanas. Algo interesante de los sueños, es que la mayoría de las personas no pueden leer un libro o incluso ver la hora en sus sueños. Los ciegos también sueñan, suelen hacerlo con sonidos, olores o texturas, por otro lado, los sordos observan las imágenes.


Al dormir, nuestro cerebro bloquea casi en su totalidad los impulsos nerviosos a nuestras extremidades es por eso que aunque no corremos podríamos mover manos, oír, notar cambios de luces, hablar, reír, llorar, patear o saltar. Recuerden que somos animales que finalmente aunque estemos dormidos tenemos que estar siempre alertas a depredadores. Sin embargo, a veces nuestro sistema motriz está tan bloqueado y relajado que al despertar nuestro consciente no podemos movernos y llegamos a asustarnos.


Existen varias teorías que explicarían la razón de los sueños. Debido a que los sueños suelen ser ilógicos y descabellados, Freud escribió un libro llamado “La interpretación de los sueños” en el cual menciona que son un reflejo de nuestros traumas, miedos, prohibiciones y anhelos y que interpretarlos correctamente ayudaría a diagnosticar mejor a un paciente. Esta teoría parece acertada pero sigue incompleta. Actualmente, para darle continuidad, se ha pensado que los sueños también son un mecanismo por el cual el cerebro trata de solucionar problemas que nos tienen angustiados. A veces la respuesta puede aparecer en un sueño porque posiblemente el cerebro esté mejor enfocado en eso y requiera incluso de otros recuerdos que son fácilmente accesibles desde el subconsciente. También es posible que, como se dijo anteriormente, soñar ayudaría a memorizar y a procesar mejor la información. De hecho varios descubrimiento científicos se han podido realizar mientras los inventores o descubridores dormían. Por ejemplo el químico alemán August Kekulé soñó con una serpiente que se mordía la cola de tal forma que así pudo inspirarse para postular la estructura del anillo aromático del benceno. Así mismo, Charles Darwin, después de un sueño pudo formular mejor su teoría de la selección natural. Se cree que el conocimiento adquirido se fijaría mejor en el cerebro, así, los recuerdos serían más vívidos y también ayudaría a sobrellevar el dolor o vernos a nosotros mismos ante una situación extrema como una amenaza. Se piensa que ponernos a nosotros mismos ante personajes, situaciones o lugares aleatorios y mezclados ayudaría a la supervivencia física pero también a la generación de ideas y a la creatividad.


Un objetivo que se ha tenido es manipular los sueños se creó “Aurora”. Es una banda que, sincronizada con tu celular, mide las señales cerebrales y el movimiento ocular emitiendo luz y sonidos durante el sueño MOR induciendo sueños lúcidos (sueños en los cuales se sabe que se está soñando). Así tú estarías consciente de lo que te rodea en tus sueños y podrías elegir con quien, en donde y en que soñar. Adicionalmente te despertaría durante tus ciclos de sueño MOR de tal forma que puedes despertar sin estar cansado o recordar los sueños. 



Finalmente como una curiosidad, existe una leyenda urbana en la cual se ha soñado con una persona desconocida. Eso suele ser común en los sueños pero se torna un poco espeluznante cuando esa misma persona es soñada por muchos. “This man” es un hombre calvo, de una ceja y sonriente que se ha aparecido en los sueños de varias personas y siempre ha sido para dar un consejo o brindar ayuda. Visiten el sitio para que ustedes vean la historia y las distintas teorías. En lo personal creo que podría ser una mentira, sin embargo si alguno de ustedes en verdad ha soñado con él, sería bueno que contara su experiencia en los comentarios.


A pesar de todos estos avances y teorías, soñar sigue siendo un misterio psicofisiológico. Muchas veces nuestros sueños parecen coincidir con sucesos o personas, pero solo son cuestión de percepción. En los sueños sufrimos angustias y dolores reales, pero también alegrías y fantasías dignas de una película. Es posible que falte discriminar mejor los sueños para interpretarlos como solo mezclas azarosas de nuestro subconsciente o como un problema real de nuestros sentimientos. Sin embargo, es claro que los necesitamos para mantenernos sanos, siempre soñamos, solo que a veces no lo recordamos. Soñar es un placer y no es una pérdida de tiempo.


Como siempre gracias por leerme.  


#Ciencionizados

#Sueños

#Dormir

15 views0 comments

Recent Posts

See All