• Prof. Cerebrón

Los anticuerpos de pacientes recuperados podrían ayudar a los enfermos de COVID-19

Desde finales de marzo, se ha propuesto un prometedor tratamiento experimental para el nuevo coronavirus SARS-CoV-2: infundir sangre con anticuerpos de personas que ya se habían recuperado de COVID-19. A este tratamiento se le conoce como plasma convaleciente (Kon-vuh-LES-sunt).



Primero, el plasma es un líquido amarillento en la sangre que lleva anticuerpos. Los anticuerpos son parte de lo que se conoce como "inmunidad activa" del cuerpo. Entonces, el sistema inmunitario del cuerpo produce esos anticuerpos -proteínas especiales-, en respuesta a un virus o vacuna, que pueden unirse al agente patógeno y ayudar a eliminar los agentes infecciosos. Al cuerpo le toma cerca de dos semanas para producir anticuerpos. Pero una vez que están disponibles, el sistema inmunitario puede responder rápidamente a un virus la próxima vez que lo confronte. Para algunos virus y vacunas, la inmunidad activa puede durar décadas, incluso el resto de su vida.

Así entonces para ahorrar ese tiempo, la nueva terapia de plasma utiliza los anticuerpos de otra persona para combatir las infecciones. La inmunidad que ofrece puede durar solo unas semanas o unos pocos meses. Pero es posible que estas proteínas puedan prevenir la infección o tratar la infección en otro paciente.


Sin embargo, el plasma convaleciente es una terapia experimental para COVID-19 y su eficiencia sigue siendo desconocida. Pero ahora que los Estados Unidos son el epicentro en casos confirmados de COVID-19, y no se conocen tratamientos probados, los investigadores están compitiendo para establecer ensayos clínicos para evaluar el plasma convaleciente. Por lo tanto, si la terapia funciona, se podría aprobar su uso más amplio para tratar infecciones con SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19.

Cabe señalar que todavía se necesita una vacuna para proteger a las personas de la infección. Pero dicha vacuna para el SARS-CoV-2 está al menos a un año de distancia o más. Hasta entonces, los científicos están buscando formas de tratar la infección; y los anticuerpos donados son uno de esos tratamientos.


Establecer ensayos clínicos


El Proyecto Nacional de Plasma Convaleciente COVID-19 planea probar los anticuerpos en tres grupos diferentes:


Uno probaría si pueden prevenir la infección en personas expuestas a COVID-19 por un miembro de la familia u otro contacto cercano. Este ensayo probaría el plasma de los sobrevivientes de COVID-19 contra un placebo (doble ciego). Ese tratamiento con placebo se tomaría en plasma de pacientes antes de diciembre de 2019, es decir, antes de que la epidemia llegara a occidente. Por lo tanto, ese plasma no tendría anticuerpos COVID-19. Un segundo ensayo planea evaluar si los anticuerpos pueden ayudar a las personas con enfermedad moderada que están en el hospital. Estudiaría si pudiera evitar que necesiten cuidados intensivos. Y finalmente, un tercer ensayo tiene como objetivo estudiar si la terapia ayuda a los pacientes más enfermos.

Si bien el uso de anticuerpos donados para combatir COVID-19 es nuevo, este tipo de tratamiento no lo es. Una publicación del 1 de abril en el Journal of Clinical Investigation describe muchos casos en los que el plasma donado parecía prevenir o combatir infecciones que fue utilizado para ayudar a detener brotes de sarampión y paperas. Esto fue antes de que las vacunas estuvieran disponibles. Y hay alguna evidencia de que las personas que recibieron ese plasma durante la notoria pandemia de gripe de 1918 tenían menos probabilidades de morir.


Incluso se han realizado algunas pruebas de anticuerpos COVID-19 de pacientes recuperados para tratar pacientes críticos en China. Pero en esas pruebas, el tratamiento no se comparó con un placebo. Tales ensayos controlados con placebo son el estándar crucial para evaluar qué tan bien funciona un tratamiento médico.


Plasma


En Estados Unidos, algunos bancos de sangre y hospitales se están preparando para recolectar plasma de personas que superaron el COVID-19 y la Cruz Roja ha creado un formulario para las personas que deseen donar. El plasma donado será estudiado para conocer si lo que se conoce como anticuerpos "neutralizantes". Tales anticuerpos evitan que un virus ingrese a una célula huésped y así se detendría una infección. Los investigadores sospechan que este tipo de anticuerpo es lo que hace que la terapia con plasma sea efectiva. Así mismo, se sugiere el momento en el cual usar el plasma sería de gran ayuda.


Al principio de la enfermedad, el virus infecta las células para copiarse. Pero a medida que la enfermedad progresa, el daño tisular causado por el virus es más difícil de revertir. La inflamación, no el virus en sí, sino que puede causar daños a medida que la infección continúa. Aun así, la terapia con anticuerpos podría ayudar a alguien que está gravemente enfermo.


A medida que los médicos esperan respuestas de ensayos completados en Estados Unidos y otros países, más pacientes pueden recibir el tratamiento experimental. Es una buena noticia que los pacientes críticos puedan tener esta opción. Mientras tanto, estamos tratando de descubrir si el plasma convaleciente realmente funciona y así vencer esta amenaza más rápido.


Como siempre, gracias por leerme.


#ciencionizados

#covid19

#coronavirus

21 views0 comments